Dallas-Asesores-Group_Desafios-y-Nuevos-Escenarios-Gerenciales-Postpandemia--liderazgo-digital

Desafíos y Nuevos Escenarios Gerenciales Postpandemia: liderazgo digital

Autor: José Chichi Páez

“Los analistas de la presente crisis subrayan, entre

otros aspectos, los decisivos espacios que adquieren

las capacidades morales y el capital ético que deberán

desarrollar las empresas, hacia dentro y hacia afuera

y como parte de su actuación socialmente responsable”. V. Martin-Fiorino y G. E. Reyes

La presente crisis pandémica de la Ecovi-19 (en inglés: Covid-19) ha traído muchas implicaciones en los contextos organizacionales e institucionales, las cuales representan grandes discrepancias y retos para los líderes de esas entidades, en cuanto a nuevos compromisos y de cambios actitudinales de ellos en el orden de ideas de estructurar un nuevo estilo conductual, tendente a la reafirmación de la responsabilidad social corporativa.

A pesar de las restrictivas existentes en la información, en cuanto al contexto de incertidumbre y de desconfianza en el acopio e interpretación de los datos actuales en el día a día de la crisis actual, es factible determinar ciertas tendencias, las posibilidades generales y visualizar contextos futuros que en el pasado reciente eran muy difícil de describir.

Entre los principales retos que deben enfrentar tanto los lideres públicos como los privados, figuran los siguientes: 1. preservar la funcionalidad y organización de los sistemas de salud; 2. evitar el quiebre de las empresas; 3. impedir mayores caídas de la demanda y mantener la relativa estabilidad de las finanzas públicas; 4. amortiguar caídas en el empleo; y 5. promover la asistencia humanitaria de emergencia para los grupos más desposeídos y vulnerables, los cuales viven en pobreza total o extrema.

Sin lugar a dudas, se está en un contexto totalmente inédito. La protección de la salud es una acción necesaria e indispensable y de perentoria ejecución, pero sin dejar a un lado los componentes de los escenarios económicos; así como también las medidas de confinamiento que han variado desde tiempo rígidos y tiempos flexibles, toques de queda, restricción de viajar y el cierre temporal o total de lugares públicos, como bares, restaurantes, hoteles, entre otros.

Narduzzi (2020) afirma que:

Según un estudio de Deloitte sobre las Tendencias Mundiales de Capital Humano de 2019, los líderes del siglo XXI deberían desarrollar nuevas competencias para poder liderar a través del cambio, aceptar la ambigüedad e incertidumbre y comprender el nuevo universo digital y cognitivo dominado por tecnologías innovadoras. Además, otra encuesta realizada por el Grupo Emprenda, demostró que el 71% de las empresas decían no estar preparadas para garantizar una actuación estratégica en los próximos años, al no tener la cantidad y calidad de líderes necesarios en su organización.
(párr. 2).

Como consecuencia de las nuevas realidades producidas por la crisis de la pandemia, existe un entorno lleno de mucha incertidumbre y se debe establecer una alianza con los asociados tendente a reducir los temores y el desconocimiento de lo que será el futuro del mundo organizacional, donde la estrategia de productividad debería ser la principal herramienta de la gestión gerencial.

Sin temor a equivocaciones, la calidad de gestión, las prioridades organizacionales y el tipo de liderazgo, serían las estrategias más recomendables para su implementación, así como también establecer la mejora continua de los procesos, lo cual garantizaría la eficiencia de los mismos y mantener tanto a los clientes internos como externos altamente motivados, comprometidos y formados, lo cual redundará en la total satisfacción de las expectativas razonables de los clientes.

Sin embargo, de acuerdo con Colombo (2020):

…en un entorno Volátil, Incierto, Complejo y Ambiguo (VICA), a veces, la concepción y adopción de decisiones centralizadas es uno de los modos de gestión rápida; mantener el timón a resguardo, seguir día a día el desenvolvimiento de la crisis y cómo afecta a cada sector es imprescindible.
Los líderes más fuertes, con velocidad en la implementación de decisiones, aún en medio de la incertidumbre y sin tener todos los elementos de análisis, se destacan de aquéllos más analíticos que pasan demasiado tiempo en “parálisis por análisis”.
¿Cuál sería un estilo de liderazgo más apropiado para tiempos de crisis?
(párr. 5).

Desde hace mucho tiempo, en el mundo organizacional ha habido grandes cambios en el estilo de gestión. No se trata de productos o de vender y cobrar, sino de gestionar mentes de los clientes internos y de los externos, así como también de las personas que directa o indirectamente tienen relación con la empresa.

Bajo estas realidades, las organizaciones tienden a desarrollar dos tipos de líderes: un líder fuerte, seguro y confiado, con un optimismo ajustado a la realidad y con una gran capacidad de concebir y adoptar decisiones asertivas, y el otro tipo que considera a las personas como un elemento indispensable y como tal hay que tratarlas muy suavemente por medio de un proceso comunicacional persuasivo.

Independientemente del tipo de liderazgo que se ha desarrollado, la confianza, al igual que la empatía, son dos valores esenciales en cualquier tipo de liderazgo y más en tiempo de crisis de cualquier época.
Una de las claves del liderazgo es la cercanía física y el tiempo compartido con el equipo humano de trabajo, pero en tiempos de pandemia, ésta no es la forma más segura para apoyar al equipo, de aquí la importancia del liderazgo digital.

¿Cuáles son las claves del liderazgo digital?

Actuar. No sólo se debe motivar a otros a usar la tecnología, se debe dar el ejemplo y tomar acción con todas estas iniciativas. Hay que tener un programa de formación continuo y cada día manejar más herramientas.
Empatía. Siempre habrá alguien del equipo al que le cueste adaptarse a la tecnología. Se tiene que tener paciencia, ayudarle, acompañarle y hacerle ver lo importante que es.

Aprovechar las oportunidades que brinda el mundo digital. Como todo, tiene sus ventajas y desventajas, pero en lo digital es donde hay más futuro y donde están las oportunidades.

Equipo. Dar valor a la gente, permite que aporten ideas, que den sugerencias, que presenten propuestas y herramientas. Incluso, hacer un ejercicio en el que cada uno investigue sobre apps y plataformas que mejoren el desempeño del equipo.

Medición. El secreto del éxito en esta era digital, como en todas, es medir las estrategias, estar pendiente de los indicadores. Y quedarte con las que mejor te funcionen. Seleccionar las que se deben usar, es tan importante como saber descartar.

Reflexión final

El mundo organizacional ha venido transformándose violentamente debido a la crisis global del Covid 19, por cuanto se han perdido puestos de trabajo en todos los niveles y en todas las naciones, industrializadas o no. Esto ha ocasionado un incremento del desempleo a escala mundial, así como también las restricciones de circulación y el temor del contagio, han traído como consecuencia un incremento exponencial e inédito de las transacciones por medio de las plataformas virtuales.

Esta realidad permitió ampliar las formas y estilo de trabajo, como lo establece la economía colaborativa, un concepto empresarial novedoso fundamentado en las nuevas tecnologías y redes de cooperación. Se presta, se intercambia, se vende, se alquila o se compran productos o servicios, basándose en necesidades y en la colaboración entre las personas.

Referencias

Colombo, D. (2020). (02 de junio de 2020). Liderazgo Post-Coronavirus: 5 Respuestas para el Nuevo Tiempo. Disponible en https://po.travel2latam.com/nota_amp/61192-capacitacion-liderazgo-post-coronavirus-5-respuestas-para-el-nuevo-tiempo.html.

Narduzzi, M. (29 de junio de 2020). La Pandemia Requiere de un Nuevo Tipo de Liderazgo. Disponible https://www.canal-ar.com.ar/28733-La-pandemia-requiere-de-un-nuevo-tipo-de-liderazgo.html.